En el año 2010 la entidad financiera recicló casi 231 toneladas, lo que equivale a la pulpa que hubiese sido extraí­da de 3.927 árboles

Desde el año 2009, Banesco Banco Universal puso en marcha una campaña intensiva de reciclaje del papel utilizado en sus sedes administrativas. Este procedimiento permite que tan valioso material pueda tener un nuevo uso, lo que implica una reducción de la demanda de materia prima (madera para pulpa) así­ como del volumen de los desechos, alargándose así­ la vida útil de los rellenos sanitarios.
Alda Fernandes, vicepresidenta ejecutiva de Inmobiliaria, Infraestructura y Servicios Generales de Banesco, explicó que la campaña se inició en Ciudad Banesco y el total de papel reciclado ese año 2009 fue de 15.370 kilogramos.
Fernandes explicó que en 2010 los indicadores del reciclaje mejoraron “gracias a la concienciación de los trabajadores de Banesco, el apoyo del personal de mantenimiento y la extensión del reciclaje a otras sedes como Banesco El Rosal, El Recreo, Torre América y Torre La Primera”.
En el año 2010 la cantidad de papel reciclado se incrementó a 230.921 kilogramos, es decir quince veces más que el año precedente, lo que incluyó la eliminación de material de archivo que ya no era necesario o fue digitalizado. Además, fueron reciclados 4.570 kilogramos de cartón de embalaje.
“Si se estima que cada tonelada de pulpa virgen para elaborar papel de alta calidad requiere en promedio 17 árboles, esto implica que las 231 toneladas recicladas por Banesco el año pasado equivalen a 3.927 árboles”, precisó Fernandes.
Además, cada tonelada de papel reciclado permite ahorrar alrededor de 10 metros cúbicos del agua necesaria para procesar la pasta virgen, es decir que evitamos el uso de 2.310 metros cúbicos de agua, así­ como grandes cantidades de energí­a.
En sí­ntesis, la “huella ambiental” de Banesco se redujo apreciablemente, ya que el principal producto de desecho de una organización financiera es el papel. Este procedimiento de reciclaje seguirá extendiéndose progresivamente a otras sedes de todo el paí­s y, a mediano plazo, a las principales agencias.
Fernandes señaló que el principal objetivo de Banesco, no obstante, sigue siendo reducir el consumo de papel a través de una mayor racionalización, que implica imprimir solo los documentos que lo requieran, hacerlo por ambas caras, y avanzar hacia la digitalización de todos los procesos administrativos.
En esta ví­a apunta el estí­mulo a sus clientes para que usen los canales electrónicos para hacer sus transacciones financieras, en el entendido de que implica un menor uso del papel en las agencias bancarias y además un ahorro de tiempo para el usuario.

Sí­guenos en Twitter por @banesco